La dominancia

foto lobo dominante educacion canina ana masoliver
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

David Mech es el «padre» de la dominancia, este termino junto con el de macho (y hembra) «alfa» se comenzaron a utilizar a partir de sus estudios con lobos en los años 70.

David Mech dice en su página www.davemech.com

«El concepto de lobo alfa está muy arraigado en la literatura popular sobre el lobo, al menos en parte, a causa de mi libro «El lobo: ecología y comportamiento de una especie en peligro», escrito en 1968, publicado en 1970, reeditado en edición de bolsillo en 1981, y en la actualidad otra vez en imprenta, a pesar de mis numerosas peticiones a la editorial para detener su publicación. Aunque la mayor parte de información del libro todavía es correcta, mucha no está actualizada. Hemos aprendido más acerca de los lobos en los últimos 40 años que en toda la historia anterior.

Una de las piezas mas obsoletas de la información es el concepto de lobo alfa. «Alpha» implica competir con los demás y convertirse en el perro superior al ganar una pelea o una batalla. Sin embargo, la mayoría de los lobos que alcanzan esta posición lo hacen simplemente apareándose y teniendo crías, que luego se convierten en su manada. En otras palabras, no son más que los criadores, o padres, lo que hoy llamamos el macho reproductor y la hembra reproductora».

Y Marc Bekoff profesor emérito de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Colorado en Boulder. Miembro de la Sociedad de Comportamiento Animal y autor de numerosos libros publicó un artículo donde dice:

La dominancia social no es un mito: Los lobos, perros, y otros animales.

La dominancia social es real, pero ha sido ampliamente mal entendida y mal empleada.

El concepto de dominancia social no es un mito. Un mito es una historia inventada. El concepto de dominación, ha sido y sigue siendo, un concepto muy importante que ha sido mal interpretado y mal utilizado, a menudo por aquellos que no han dedicado mucho tiempo a la realización de estudios detallados de otros animales, incluidos los que viven en estado salvaje.

La dominancia es un hecho. Animales no humanos (y humanos) se dominan unos a otros en un gran número de formas. Los individuos pueden dominar o controlar (1) el acceso a diferentes recursos, incluyendo el alimento, las parejas potenciales y reales, el territorio, áreas de descanso y sueño y la ubicación en un grupo que está más protegido de los depredadores, (2) los movimientos de los demás, o (3) la atención de los demás, una idea planteada por Michael Chance y Larsen Ray. Incluso si las interacciones de dominancia son poco frecuentes, se producen, y es por eso que es importante registrar muchas horas de observación de individuos conocidos. Como sea que uno llega a conocer a los individuos de un grupo, uno aprende más y más acerca de las formas sutiles en que se comunican con una gran variedad de mensajes sociales, incluidos los utilizados en las interacciones en las que un individuo controla a otro.

El fenómeno de la dominancia situacional complica el panorama. Por ejemplo, un individuo de bajo rango puede ser capaz de mantener la posesión de los alimentos, incluso cuando son desafiados por otro individuo que activamente lo domina en otros contextos. He visto esto en coyotes salvajes, perros, otros mamíferos y aves diversas. En estos casos, la posesión es lo que cuenta. He estudiado estas las relaciones de dominación (que me atrevería a llamar sociales) en una amplia variedad de especies, y en cualquier libro de texto introductorio sobre el comportamiento animal donde se contienen varias definiciones de dominancia y muchos ejemplos. Otro factor que lo complica es que hay una gran cantidad de variantes en la forma en que la dominación se expresa tanto dentro como entre las especies.

Lo que ha ocurrido en los últimos 30 años sobre la base de una amplia investigación sobre el comportamiento comparativo es el descubrimiento de que la dominación no es un concepto explicativo simple o ubicuo, como algunos lo llevaron a ser. Por ejemplo, durante muchos años se asumió que los animales dominantes se apareaban más y controlaban el acceso a varios recursos. Ahora sabemos que esto no es necesariamente así en todas las especies o incluso dentro de los diferentes grupos de la misma especie. A menudo, los animales menos dominantes o subordinados son capaces de aparearse y capaces de controlar a los demás en diferentes contextos.

Entonces, ¿hay muchas novedades bajo el paraguas de la dominación? Sí y no. En 1981 la primatóloga Irwin Bernstein publicó el ensayo más importante sobre la dominancia, en el que hablaba de todo lo anterior y mucho más. Bernstein y otros desde entonces han argumentado convincentemente que tenemos que ser muy cautelosos antes de tirarnos a la piscina, porque el concepto de dominación, es útil a pesar de las complejidades y sutilezas recién descubiertas.

Para estar seguros, los etólogos no han llamado a la dominancia un mito. Por el contrario, hemos señalado que una explicación unívoca de la dominación, dependiente de un significado unívoco de lo que es la dominación, es engañosa y simplista. Un excelente análisis de la posición dominante en varios animales se puede encontrar aquí.

El dominio sin duda es un concepto escurridizo, con respecto a cómo se expresa y cómo las variaciones individuales en la dominancia social influyen en el comportamiento. Una definición estricta no es necesariamente válida en todas las especies, dentro de cada especie, o en diferentes contextos. Muchas de las discusiones en las que se critica el concepto amplio de la dominación social son muy informativas, pero afirmar que la dominación es un mito va en contra de lo que sabemos acerca de las relaciones sociales sutiles, fugaces, y complejas relaciones sociales y de la dinámica social de muchos grupos de especies.

Nota 1: Algunos de los críticos de la “dominancia social” son aquellos que estudian y / o entrenan a los perros y fue este ensayo el que me hizo volver a examinar el concepto de posición dominante. En este ensayo el autor escribe, «el Dr. David Mech, el mayor experto del mundo sobre los lobos, dice que en 13 años de estudio de los lobos en la Isla Royale en Michigan nunca [la cursiva es mía] vimos ninguna muestra de la dominación.» Cuando leí esto fui (y sigo siendo) incrédulo. En el poco tiempo que he visto lobos salvajes en el Parque Nacional de Yellowstone he visto manifestaciones de dominancia en varias ocasiones y otros investigadores también informan de este tipo de interacciones.

Algunas de las preocupaciones de los críticos son legítimas porque tenemos que tener mucho cuidado con la generalización del comportamiento de los lobos silvestres y en cautiverio (a partir de los cuales surgieron los perros) hacia la conducta de los perros. También es importante darse cuenta de que el mal uso del concepto de posición dominante que resulta, por ejemplo, en una persona violenta dominando a un perro, no es una forma válida, respetuosa, ni humana de tratar o adiestrar a nuestros mejores amigos.

Nota 2: el ensayo de David Mech se puede encontrar aquí. Es importante tener en cuenta que él no rechaza el concepto de posición dominante (ni tampoco la rechaza aquí). De hecho, él escribió:

«Asimismo, los cachorros están subordinados a sus padres y hermanos mayores, sin embargo, son alimentados preferentemente por sus padres, e incluso por sus hermanos mayores (dominantes) (Mech et al., 1999). Por otro lado, los padres dominan a los hijos mayores y restringen su ingesta de alimentos cuando el alimento escasea, alimentando a los cachorros en su lugar. Por lo tanto, el efecto más práctico de la dominancia social es que el individuo dominante de la elección de a quién destinar a la alimentación».

Es evidente que hay mucha confusión sobre este asunto (así como sobre el uso de la palabra «alfa») y parece haber mitos acerca de lo que realmente piensa Mech sobre el tema. Él mismo (y muchos otros) argumentan que la noción de dominio social no es tan ubicua como algunos pretenden que sea, pero no la desechan taxativamente.

Nota 3: Otro de los trabajos de David Mech, titulado «Comportamiento de dominación intensiva y prolongada entre lobos grises, Canis lupus», que muestra claramente que él no rechazó para nada la noción de dominación se puede encontrar aquí (ver también).

En respuesta a mi ensayo, David Mech me escribió:

«Probablemente no tendré tiempo para leer esto ahora mismo, porque estoy preparando un viaje fuera del país para la próxima semana. Sin embargo, una lectura rápida del artículo Kelley revela mucha desinformación que se me atribuye. Esta mala interpretación y el total falta de información, como la de Kelley, me ha atormentado durante años. De ninguna manera rechazo el concepto de dominancia»

Acudimos a la conferencia que dio David Mech en Bilbao el 27 de abril de 2013, Aquí os dejamos las anotaciones siguiendo con el hilo de este artículo.

Anotaciones sobre el seminario de David Mech

Y para concluir un estupendo artículo de Almudena Ortiz publicado en la web mascoteros:

LOS MITOS DEL LOBO ALFA Y LAS TEORÍAS DE LA DOMINACIA

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ANA MASOLIVER BUSCA .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SITEGROUND.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.